Reflexiones para líderes del futuro más honestos, sensibles y cualificados

Qué gran privilegio poder escuchar a importantes personalidades procedentes de diversos ámbitos del panorama mundial y asimilar, incluso a veces desde un breve discurso, sus valiosas opiniones o cuanto menos su visión del mundo actual que debemos manejar con líneas muy firmes de pensamiento y de actuación de cara a nuestra vida profesional, social y personal. Esta es la impronta que han dejado personajes del mundo político a nivel nacional e internacional, ex ministros de anteriores gobiernos de nuestro país, actuales personalidades del panorama político, ex presidentes, representantes de las Naciones Unidas, oficiales de gobiernos latinoamericanos, miembros de la sociedad educativa más innovadora de diversas escuelas del mundo, valorados ejecutivos de las grandes multinacionales que tripulan hoy el mundo…
Este ha sido el escenario de la cuarta edición de Gylforum (Global Youth Leadership Forum) por la que han desfilado durante una semana todos estos representantes de los sectores que ocupan la sociedad a la vez que la escena profesional y económica.

Javier Solana, ex secretario general de la OTAN y antiguo miembro del gobierno, ha destacado las consecuencias globales que dimanan de todo lo que hacemos, debemos entender la existencia de un mundo de globalización donde las fronteras se van diluyendo cada vez más por la inmigración, la internacionalización, las telecomunicaciones, la fácil movilidad o la mezcla entre razas. No existen los límites que promulgan los nacionalismos, por tanto, hay que asumir los bienes globales públicos como la paz como los objetivos esenciales de nuestro quehacer diario. Su conclusión en una intervención concisa pero no por ello menos rica en contenido, fue el llamamiento que hizo a los jóvenes líderes a ser “honestos y globales”.
Al cuadro de temas tratados se añade el análisis de los riesgos y los retos que entraña ser emprendedor. Entre las bambalinas de toda carrera de emprendimiento que se inicia hay un miedo al riesgo, miedo al fracaso. La palabra miedo es concebida en las culturas latinas como un concepto común, así lo plasmaba Marcus Dantus, CEO de Start-Up México, a diferencia de las sociedades anglosajonas que conciben el riesgo y el fracaso con normalidad como un factor que interviene de forma intrínseca en la formación de toda empresa. Es un primer lastre que quizás deberíamos plantearnos aliviar con una educación diferente, educación en recursos y estructuras financieras, en mayor especialización y en gestión, entre otros asuntos, en aras de aminorar nuestra inexperiencia y aumentar el conocimiento de los verdaderos riesgos y sus potenciales soluciones. El fracaso siempre es un posible final para el que debemos estar preparados con una mentalidad con la que poder resurgir de nuevo; se cierran puertas pero a la vez se abren muchas otras.

César Cernuda, vicepresidente de Microsoft y presidente Microsoft Latinoamérica, alude a que el verdadero reto empresarial lo constituye uno mismo y la formación. Como emprendedores, los jóvenes deben luchar en primera instancia con sus propias capacidades y prepararse ante todo para la empresa que desean emprender, no es tanto la envergadura de la iniciativa que adoptan sino las propias facultades que deben desarrollar como emprendedores para el fin en cuestión. Todo se aprende y se debe configurar un marco de plena confianza en lo que se va a emprender.
Wambui Kahara, delegada de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, como representante del este de África, con una gran sonrisa y su personalidad carismática al igual que cercana, habló de la necesidad de una educación para las mujeres en los países africanos, donde el papel de estas va adquiriendo una fuerza y presencia notables. También hizo referencia al desarrollo de las habilidades en la mujer como objetivo de esa educación. Destacó la labor de su departamento en la lucha contra el delito y el terrorismo en África.

Cómo no, Internet, la información en las redes, el periodismo engañoso, son aspectos que Luis Arroyo, asesor político y ex miembro del gabinete de presidencia del gobierno español, puntualizó en su intervención. Sobra afirmar que vivimos en una era de sobreinformación en la que debemos aprender a seleccionar lo que es cierto de lo que no. Existe un cada vez mayor uso equivocado del medio masivo donde todos publican y todo vale sin filtros, porque la ingente red no permite el control. También se ha destacado la pasividad que nos causan las redes, hacen que no actuemos, todo se puede hacer sin movernos de nuestro sofá.
También aludió al ambiente político que nos rodea donde se machaca al adversario en vez de intentar entenderlo. Sería conveniente fomentar entre los nuevos líderes la capacidad de concebir al contrincante en política, y en otros ámbitos de posible confrontación, como alguien igual con distinta visión del mismo panorama. Sería útil ponerse en el lugar del otro e intentar crear un halo de entendimiento y cooperación en vez de oposición y desencuentro.

Triste vaticinio de Fromow-Guerra, premio Nobel de la paz en 2017 gracias a su iniciativa antinuclear, quien afirmó que no existen negociaciones en la actualidad encaminadas al desarme nuclear. Esta fue la nota más demoledora junto a la difícil perspectiva que se nos presenta desde el punto de vista medioambiental, los dos grandes escollos que debemos resolver.
Análisis realista y acertados consejos para nuestros jóvenes líderes del futuro. ¿Podremos conseguir trazar un cambio de rumbo para nuestra sociedad?

Interpretación simultánea realizada por Babel Gabinete de Traductores e Intérpretes durante las jornadas de Gylforum transcuridas desde el 23 al 28 de septiembre de 2019 en el Palacio de la Magdalena.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.